Isquemia intestinal

La isquemia intestinal ocurre cuando las arterias de los intestinos se estrechan o se bloquean, lo que reduce el flujo sanguíneo.

© Haitham AlfalahInfarto de los intestinos. Nótese la decoloración gris.

Puede afectar el intestino delgado, el intestino grueso o ambos. Cuando afecta al intestino delgado, se llama isquemia mesentérica y cuando afecta al intestino grueso o colon se denomina colitis isquémica.

Síntomas

Los síntomas de la isquemia intestinal se pueden desarrollar de forma repentina (aguda) o gradualmente con el tiempo (crónica).

Síntomas de la isquemia intestinal aguda

  • Dolor abdominal intenso y repentino
  • Evacuaciones intestinales fuertes frecuentes
  • Sensibilidad o hinchazón en el abdomen
  • Sangre en las heces 1
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Fiebre

Síntomas de la isquemia intestinal crónica

  • Calambres abdominales o sensación de plenitud, comenzando a los 30 minutos después de comer y que dura de una a tres horas
  • Dolor abdominal que empeora progresivamente durante semanas o meses
  • Diarrea
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Flatulencias
  • Estreñimiento

La isquemia intestinal crónica puede progresar a un episodio agudo. Si esto ocurre, puede experimentar dolores abdominales graves en las siguientes semanas o meses de forma intermitente después de comer.

Cuándo consultar a un médico

La pérdida repentina del flujo de sangre hacia el intestino es una emergencia médica que requiere cirugía inmediata. Consulte a un médico inmediatamente si tiene dolor abdominal repentino o severo. El dolor abdominal que hace que no pueda quedarse quieto o encontrar una posición cómoda es una emergencia médica. Haga una cita con su médico si tiene signos o síntomas que le preocupan.

Causas

La isquemia intestinal se produce cuando se reduce el flujo sanguíneo a los intestinos. Debido a esto, las células de su sistema digestivo tienen poco oxígeno, y pueden debilitarse y morir, dañando el intestino.

Las causas de la disminución del flujo de sangre puede incluir presión arterial baja o factores locales como la constricción de las arterias o un coágulo de sangre. En la mayoría de casos, la causa exacta no siempre es clara. 2

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de isquemia intestinal incluyen:

  • Depósitos de grasa en las arterias (aterosclerosis). La acumulación de depósitos de grasas en una o más de las arterias intestinales puede causar que éstas se estrechen, lo que puede restringir el flujo de sangre. Tiene un mayor riesgo de aterosclerosis si es mayor de 50 años, si fuma o si tiene presión arterial alta, diabetes o colesterol alto.
  • Presión arterial demasiado alta o demasiado baja.
  • Problemas del corazón, como insuficiencia cardíaca congestiva o latidos irregulares del corazón.
  • Medicamentos, como las píldoras anticonceptivas y terapias que causan que los vasos sanguíneos se dilaten y contraigan, incluyendo algunos tratamientos para las alergias y migrañas.
  • Coágulos de sangre. Es posible que un coágulo de cualquier parte del cuerpo viaje a través de la sangre a cualquiera de las arterias intestinales, pondiendo en riesgo el flujo de sangre de toda la arteria.
  • Problemas de coagulación sanguínea, incluidos los relacionados con la anemia de células falciformes y el síndrome antifosfolipídico.
  • Uso de drogas, como la cocaína y la metanfetamina.

Complicaciones

Las complicaciones de la isquemia intestinal pueden incluir:

  • Muerte del tejido intestinal cuando el flujo de sangre hacia el intestino está completamente bloqueado. La cirugía es necesaria para despejar el bloqueo y eliminar el tejido dañado. Su cirujano puede ser capaz de volver a conectar las partes sanas del intestino. Si eso no es posible, es posible que necesite una ostomía, un procedimiento que conecta el colon con una abertura (estoma) fuera de su cuerpo. Los heces que normalmente se evacuan a través del recto se recogen en una bolsa de residuos que se adhiere a la piel.
  • Estrechamiento del colon, si la isquemia provoca que se formen cicatrices. La cirugía puede ser necesaria para eliminar la parte dañada del intestino. Las partes sanas pueden ser conectadas y quizás necesite una ostomía.

Diagnóstico

Sobre la base de sus signos y síntomas, su médico puede recomendar estos estudios por imágenes:

  • Tomografía computerizada (TC) o angiografía por resonancia magnética, para proporcionar imágenes detalladas de flujo sanguíneo en el intestino delgado y buscar las arterias bloqueadas. A veces, el médico puede tratar las arterias bloqueadas durante la angiografía.
  • Arteriografía, para obtener imágenes de rayos X de los vasos sanguíneos.

Otros procedimientos incluyen:

  • Endoscopia, para obtener una imagen de la parte superior del intestino delgado. Puede ayudar al médico a descartar otras enfermedades que causen sus problemas digestivos.
  • Colonoscopia, para proporcionar una imagen del intestino grueso.
  • Cirugía exploratoria, para localizar y eliminar el tejido dañado. La cirugía exploratoria permite el diagnóstico y el tratamiento durante un mismo procedimiento.

Tratamiento

El tratamiento de la isquemia intestinal implica restaurar un flujo de sangre suficiente para su tracto digestivo. Las opciones varían, dependiendo del tipo y la gravedad de su condición.

Prevención

Puede reducir el riesgo de isquemia intestinal con cambios de estilo de vida que ayudan a prevenir la aterosclerosis:

  • Deje de fumar. Si fuma, trabaje con su médico para encontrar una estrategia que le ayude a dejarlo.
  • Coma una dieta rica en frutas, verduras y granos enteros. Reduzca la cantidad de azúcar, colesterol y grasa en su dieta.
  • Haga ejercicio con regularidad. Trate de hacer ejercicio por lo menos 30 minutos casi todos los días de la semana.
  • Mantenga un peso saludable.
  • Controle otros problemas de salud. Si tiene colesterol alto, diabetes, hipertensión u otras afecciones que aumentan el riesgo de la aterosclerosis, trabaje con su médico para controlar estas condiciones.

Referencias

  1. Greenwald D, Brandt L, Reinus J (2001). Ischemic bowel disease in the elderly. Gastroenterol Clin North Am 30 (2): 445–73. doi:10.1016/S0889-8553(05)70190-4. PMID 11432300.
  2. Feldman: Sleisenger & Fordtran’s Gastrointestinal and Liver Disease, 7a ed., 2002 Saunders, p. 2332.