Isquemia renal

La isquemia renal es la disminución de la cantidad de sangre que llega a los riñones. Esta condición médica, a veces se denomina isquemia nefrítica, puede ser debida a la constricción u obstrucción de las arterias.

Síntomas

Los síntomas de isquemia renal no siempre son evidentes inmediatamente, y pueden depender de la magnitud de la disminución del flujo sanguíneo y el grado de daño a los tejidos. Si están presentes, los síntomas incluyen:

  • Dolor cerca de los riñones
  • Sentimientos de debilidad
  • Náuseas

La deshidratación, dificultad para orinar, y un cambio en el color de la orina también pueden dar lugar en algunos casos.

Causas

A menudo, esta condición comienza con un estrechamiento temporal de los vasos sanguíneos en el riñón. Las respuestas inmunes en la región renal pueden entonces llevar a la inflamación y otras interrupciones en el flujo de sangre. Con el tiempo, esto puede conducir a la vasoconstricción (contratación de los vasos sanguíneos) de larga duración, que inhibe el flujo de sangre.

Lesiones, enfermedades como la diabetes, el colesterol alto o la hipertensión, e incluso ciertos tipos de cirugía pueden ser desencadenantes de la isquemia renal.

Complicaciones

Aunque este tipo de isquemia puede ser reversible, también puede conducir a consecuencias potencialmente fatales. La lesión renal aguda es una consecuencia de este problema.

Los casos graves de isquemia renal conducen a la insuficiencia renal, que puede llevar a la acumulación de toxinas, ya que los riñones son incapaces de eliminarlas del cuerpo tan rápida y eficazmente como lo harían normalmente.

Tratamiento

Los tratamientos para la isquemia renal pueden variar dependiendo de la causa de la enfermedad y otras diferencias individuales. A veces las mujeres tienen una mayor tasa de recuperación para este problema de salud.

Los vasodilatadores son medicamentos que expanden los vasos sanguíneos, y, a veces pueden ser usados ​​como un tratamiento, pero debido a los daños en los riñones, no siempre pueden ser eficaces.

La diálisis, un tratamiento que elimina los desechos de la sangre fuera del cuerpo, puede ser necesaria en los casos más extremos de isquemia renal.